Qué es y como afecta la Leishmaniosis canina

La Leishmaniosis es una enfermedad de tipo infeccioso grave que puede llegar a ser mortal para los perros. Se transmite a través de la picadura de un insecto llamado flebotomo y puede llegar incluso a afectar a las personas. Los signos clínicos de la leishmaniosis canina son varios y diferentes y puede que no se presenten todos.

En España, se definen más de una decena de especies de flebotomos; solo dos son transmisoras eficaces de la leishmaniosis (P. perniciosus y P. ariasi) y solamente las hembras de estos flebotomos transmiten la leishmaniosis.

Las regiones más afectadas son las de Aragón, Cataluña, Madrid, Baleares, Levante, Murcia, Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Castilla y León. 

 

¿Cuales son los síntomas más comunes?

  • El más habitual es la pérdida de pelo, sobretodo alrededor de los ojos, nariz y orejas.
  • Pérdida de peso (aunque no de apetito)
  • Son frecuentes las heridas en la piel, especialmente en la cabeza y patas
  • Si se vuelve crónica, se observan síntomas relacionados con insuficiencia renal

¿Cómo afecta la Leishmaniosis a tu perro?

Cuando un mosquito (flebotomo) pica a un perro infectado, toma parásitos (leishmania) de la sangre de su piel. Dentro del estómago del mosquito, las células infectadas se rompen y los parásitos, que se liberan, cambian su forma y se vuelven alargados. Estas formas alargadas flotan en el contenido estomacal y se adhieren a las paredes intestinales.

Se reproducen mediante la división binaria y, en unos pocos días, el estómago del perro estará repleto de parásitos. Cuando la hembra vuelve a picar, los parásitos se depositan en la sangre de la piel del perro. Es entonces cuando aparece una minúscula lesión dérmica (chancro de inoculación) en el punto de picadura, habitualmente en la nariz o la oreja.

Una hembra pica normalmente 3-4 veces antes de morirse y puede llegar a contagiar hasta 2-3 perros.

El período de incubación de la enfermedad puede variar entre 3 y 18 meses.

Para saber si un animal padece leishmaniosis se utilizan varias pruebas a fin de asegurar el diagnóstico, entre ellas podemos citar la toma de muestras de la médula ósea o ganglio linfático a fin de visualizar el parásito.

 

Aunque se debe tener cuidado ya que la enfermedad puede permanecer en latencia durante varios años ya que algunos perros son resistentes y, aunque reciban picaduras de los flebotomos, nunca mostrarán síntomas de la enfermedad siempre y cuando estén correctamente alimentados y no estén sometidos a estrés.

Comentar

Your email address will not be published. Required fields are marked *

El sitio web https://veterinariosurbion.com utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra política de cookies. Más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies